Tajalápiz

Sección para escritos cortos o columnistas. Reseñas guiones escritores caldenses. Performances, reseñas y promociones para obras de Teatro online o grabadas, al igual “Detrás de Bambalinas” para críticos y analistas de obras.

La melancolía como realidad del mundo

Por Valentina Giraldo Morales / Escuela Normal Superior de Caldas

Melancolía es una palabra con una fuerza impresionante que, combinada con la palabra fealdad, nos abre un panorama amplio de lo que, muy probablemente, es la vida de la mayoría de los seres humanos. En este mundo hay más feos que bellos, lo dicen los estándares inalcanzables que tenemos de belleza y que ahora no solo refuerzan la publicidad, sino también las redes sociales y las series juveniles, tales como (Instagram, Facebook, Riverdale, Élite, Lucifer…).

Ser diferente resulta, hoy en día, un detonante de confusión, pues en el camino por la búsqueda de la autenticidad, todos terminan pareciéndose a todos.

Ella

Por María Alejandra Granda Giraldo

Podía hacerlo y lo hice. Cuando escuché su desesperada voz, ya todo estaba jugado.

– ¡Simón, Simón! ¡Espera!

No quise detenerme, ya había tomado la decisión, ya no podía dudarlo más. Lo había meditado desde hacía mucho tiempo. La idea habitaba en mi cabeza ocupándose cada vez más de ella. Finalmente, se apoderó de mí por completo.

La Multiplicación

Por Samuel Aristizábal Botero / Escuela Normal Superior de Caldas

Después de una larga jornada de trabajo, el hombre abre la puerta, suelta su maletín en el primer lugar que encuentra, va a la cocina, abre la nevera, saca la jarra de jugo y se sirve un vaso. Arrastrado por el cansancio lentamente sube al segundo piso, parpadea con pesadez. Deja el vaso en la mesa de noche, se quita los zapatos, se cobija e inmediatamente cae en un sueño profundo y largo del que solo se despertará al otro día. 

Se levanta un poco diferente, el pelo largo, los labios más rojos que de costumbre, caderas grandes. Siente un peso inusual colgando de su pecho. Sale corriendo hacia el baño y se toca todo el cuerpo. No se cree el cuento. ¡Es una mujer! 

Las Gotas

Por Manuela Jaramillo Salazar (Escuela Normal Superior de Caldas)

Y sí, ahí estaba, en su cuarto, en su ventana…miraba como bajaban las gotas prestas a ganar la carrera. Le encantaban los días lluviosos porque podía ir a su ventana y ver como las gotas competían entre sí.

Miraba las gotas con toda atención, haciéndole barra a la gota que al comenzar a descolgar el vidrio era la más delgada. Sabía que esa gota necesitaba de otras para poder ganar, porque en la carrera hay gotas que se unen a otras para avanzar y llegar victoriosas al final. Un húmedo trabajo de equipo.

La importancia de un buen libro gracias a una ladrona

Por Diana Franco.

La historia del siguiente libro, es contada por un narrador muy particular: la muerte, quien, a pesar de no ser la protagonista, nos presentará varios personajes entre los que se encuentra nuestra heroína, Liesel, una niña de 9 años (al inicio de la historia) que vivirá con amargura las dificultades de la guerra en este caso la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, la guerra nos servirá de marco pues son las relaciones humanas y la capacidad para recuperarnos de las personas, lo que nos llevará a enamorarnos del manuscrito. En la primera parte del libro, la muerte nos cuenta cada uno de los encuentros que tuvo con Liesel, un total de 4 y cada uno de ellos, la parca se llevaba a una persona significativa para ella, pero el fallecimiento que más la marcó fue el de su hermano, pues fue a partir de ahí que nació su gusto por los libros.

pablo_felipe_arango

Matar al extraño bailarín

Pablo Felipe Arango T.

En 2001 Ricardo Piglia escribió en Babelia, la revista cultural de El País de España: “… O la amistad de Gombrowicz con el poeta Carlos Mastronardi, que discurría siempre del mismo modo. Mastronardi, que era un hombre muy fino y muy discreto, un gran noctámbulo y un extraordinario poeta que en toda su vida escribió un solo libro, lo esperaba en el Querandi, un café de Buenos Aires, tomando un té, y Gombrowicz llegaba siempre un poco apurado. Mastronardi lo recibía con gentileza y preguntaba «¿cómo está, Gombrowicz?». Y Gombrowicz le decía siempre: «Cálmese, por favor, Mastronardi». Como si Mastronardi se hubiera dejado llevar por una emoción excesiva por el solo hecho de saludarlo gentilmente.

El inigualable Mulah Nasrudín

Por Oskar Trujillo.

Hablaremos de un personaje, resultado de la invención de los Derviches iraníes y turcos para endilgarle a alguien el origen de sus dichos, chistes, moralejas, enseñanzas y refranes propios de su cultura y en el fondo supremo de todo lo anterior, el germen de una consciencia en vía de su propia realización.

Llenas de humor desconcertante las anécdotas de Nasrudín han podido trasladarse a occidente con el paso de los siglos y miembros de renombradas academias han detenido su atención y estudio en dicha tradición que se ha colado en diferentes literaturas demostrando el enorme poder de influencia que existe en nuestro planeta.

Maestro, sabio, guía, héroe, gurú, nadie puede con total certeza decirnos quien fue, tampoco se ostenta claridad sobre su lugar y época de vida, la tradición lo ubica en la Península de Anatolia en el XIII.

Translate »